29.7.11

Excusas

Charlando en el corte del mediodia, llegué a algunos puntos interesantes.

Pensar, en si, no está mal. Pensar, de más, es agotante, pensar en lo que uno quiere pensar, y no en lo que se debería pensar, es un escapismo.

Es esa elección entre deliberar por un asunto que tiene limitadas posibilidades de resolución: o cambia o no cambia, pero en todo caso, son las únicas posibles opciones, o de pensar en cosas que realmente deberían importar.

Lo definí, en la charla, como "golosinas mentales".

Es más fácil, para mi, elegir pensar en algo que me puede hacer sufrir, o no, pero que de última se resuelve polarmente, por si o por no, sin medias tintas, que pensar en todísimas las otras cosas que debería estar pensando.

Aunque también alguien me dijo: "no es sólamente que sea más fácil: conociendoté, es mucho más sano, vas a dejar tu cabeza desparramada por ahí, si no"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario